Encíclica sobre la ecología

Encíclica sobre la ecología
Clica en la foto para descargar la encíclica

martes, 12 de agosto de 2014

Las Cáritas de Canarias aseveran que no existe crisis sino un cambio de modelo económico

Los equipos directivos de las dos Cáritas canarias, afirmaron durante las ruedas de prensa que se realizaron en las capitales del Archipiélago Canario, que la situación de crisis “ha pasado de ser un mal motivo para el recorte de los derechos a convertirse en una excusa devastadora para cambiar los valores y la sociedad”, aseverando que “la sociedad ha sido puesta al servicio del capital y de la ambición de quienes ocupan cargos públicos, y tanto unos como otros se desentiende de las personas en exclusión y de todo aquello que interpreten como gasto innecesario para las clases sociales más favorecidas, lo que ha redefinido las políticas en educación, sanidad, vivienda, y todo lo que pueda fomentar oportunidades de igualdad entre las personas”. Por su parte, el obispo de la Diócesis de Canarias, Monseñor Francisco Cases, quién también estuvo presente, indicó que “no estamos tirando de la manta, los datos y la realidad son los que son. Como ciudadanos, todos tienen el rostro de vecinos y vecinas que son víctimas de ella”, y afirmó que “si bien las consecuencias se han repartido entre todos, los beneficios de la salida los viven más quienes son las víctimas que quienes son los responsables”.

En la rueda de prensa para presentar las memorias del año 2013, en la que estuvieron presentes los obispos de las dos diócesis de Canarias y de Tenerife –Francisco Cases y Bernardo Álvarez, respectivamente- los directores de ambas Cáritas, Pedro Herránz y Leonardo Ruíz, afirmaron que “las personas que acompañamos desde Cáritas no son víctimas de una coyuntura económica transitoria, son las personas descartadas por un sistema que ha sido determinado por quienes han encontrado en la especulación y el poder el sentido de su vida, y que han decidido que la acumulación de riquezas está por encima de la justicia social y los derechos fundamentales”.
Para los representantes de la institución en las islas, “si tienes dinero y poder, tienes acceso a todo; sin dinero y sin poder, se te cierran las opciones para vivir dignamente, y lo que es peor: el sistema ha conseguido eliminar incluso las esperanzas a cientos de miles de personas, dejando pocas alternativas y creando una sociedad inestable, insegura y cada vez más desigual”.
“Por su propia idiosincrasia”, señalaron, “Cáritas tiene que denunciar que esta crisis es consecuencia directa de una forma de vida impuesta por los poderes económicos y políticos en donde lo público deja paso a lo privado y lo fundamental queda reducido a lo que puedes pagar. Constatamos que el camino que estamos andando no es para desandarlo sino para adentrarnos en una senda que nos lleva a la fractura social”, advirtiendo de que “en cualquiera de los casos, la mayoría de la sociedad está siendo sometida a la voluntad de una minoría que sólo persigue su enriquecimiento de forma descarada, y que considera justificado cualquier método, ya sea ético o no, para conseguirlo”.
Esperanza
Asimismo indicaron que “frente al ‘tanto tienes tanto vales’, Cáritas propone profundizar en el Evangelio y reivindicar los valores que Cristo defendió”, argumentando que “si queremos cambiar la sociedad debemos cambiar nuestros principios y entender que los derechos ni se ganan ni se otorgan ni se compran, se tienen”.
En este sentido insistieron en destacar “el papel fundamental que juegan las Cáritas Parroquiales”, porque “es desde ellas desde donde nace este espíritu y es desde ellas desde donde emana esa actitud transformadora de la sociedad, y la resistencia a crear una sociedad de élites que viven de la injusticia y del dolor ajeno”.
Los datos
A nivel de Canarias, el trabajo realizado por las dos Cáritas -la Diocesana de Canarias, que coincide con la provincia de Las Palmas; y la Diocesana de Tenerife, que lo hace con la provincia de Tenerife- ha alcanzado a más de 50.000 personas, si bien, el trabajo directo se realiza sobre las 20.500 personas.
La acción de Cáritas ha sido demandada en todas las islas del archipiélago y, en líneas generales, la ayuda material, ya sea en alimentación o sea económica para cubrir las necesidades básicas, sigue siendo el principal motivo de acercamiento a la institución, si bien la necesidad de la acogida y de la escucha es una demanda real que demuestra el sentimiento de abandono y desarraigo social de las personas que nos llegan.
Las memorias institucionales que presentadas, y que corresponde a la realidad del año 2013, confirman los indicadores socio-económicos de Canarias.
Diócesis de Canarias
Cáritas Diocesana de Canarias ha estado acompañando para que no pierdan la esperanza, la dignidad y el sentimiento de ser parte de la sociedad, a un total de 14.531 personas, aunque benefició a 34.399 personas, pues la ayuda repercute directamente a las familias.
Traducidos a estadísticas, el incremento de personas atendidas es de un 11% con respecto al pasado año.
Del total, las Cáritas Parroquiales acompañaron directamente a 11.150 personas, lo que significa el 77% del total; el 23% restante lo fue desde programas y proyectos específicos.
Más de la mitad de las personas atendidas, el 61%, son mujeres; el 74% tienen nacionalidad española; y se mantiene la tendencia de que la franja de edad de personas en exclusión social o en riesgo de padecerlo se rejuvenece, pues el 71% son personas entre los 30 y los 59 años (siendo este rango de edades el período más proclive para acceder a un empleo).
Las necesidades relacionadas con la alimentación fueron las respuestas más demandas, un 78%. No obstante, la necesidad de escucha sigue estando por encima del 50%, mientras que la orientación para el empleo y las demandas relacionadas con la vivienda (suministros y alquileres), es del 20,36% y del 6,72%, respectivamente.
De las personas acompañadas, el 80% está en situación de desempleo, y un 52% no cuenta con ningún tipo de ingreso, lo que endurece las condiciones para una vida digna.
Voluntariado
En la actualidad, Cáritas Diocesana de Canarias cuenta con 1.282 personas voluntarias, que están repartidas entre parroquias, programas, proyectos y Servicio Generales. Para cuantos trabajamos o colaboramos aquí, este dato es muy importante pues se trata de la prueba evidente de que hay un movimiento social que está dispuesto a mantener la esperanza y a seguir trabajando en una línea diferente y en dirección contraria a la que desde las instituciones públicas, las grandes empresas y los poderes económicos quieren establecer.