Encíclica sobre la ecología

Encíclica sobre la ecología
Clica en la foto para descargar la encíclica

martes, 22 de abril de 2014

Extraído de Religión en Libertad


3 de cada 4 jóvenes ateos están dispuestos a orar
El Papa, la estadística y la nueva evangelización coinciden: hay que poner a rezar a los alejados

Salió el Papa Francisco en su primer acto público al balcón de la Plaza de San Pedro y puso a rezar a todos los que estaban allí congregados, fuesen católicos devotos, curiosos, paseantes, o turistas

Les dijo "oren por mí" y dejó un espacio de oración silenciosa. Hasta el agnóstico más tibio tenía una oportunidad de elevar en ese silencio especial una petición al "dios desconocido", al "si existes, yo te pido..." Y sin que faltase luego un padrenuestro y un avemaría dirigido por el Papa. 

Nuevos datos: la oración no repele
En la muy descristianizada Inglaterra apenas un 59% de la población se autodefinía como "cristiana" en 2011 (entre católicos, anglicanos y evangélicos) y los que van "con regularidad" a la iglesia son sólo un 10% (regularidad incluye acudir una vez al mes). Una estadística de 2005 calculaba que el 36% de las personas de entre 18 y 34 años se definían como "ateos o agnósticos". 

Sin embargo, un estudio encargado por la iglesia anglicana a la casa de encuestas ICM, recién publicado esta Semana Santa, ha descubierto que sólo un 14% de británicos insiste en que "nunca" recurrirían a la oración en caso de problemas en su vida, en la de sus amigos o en el mundo. 

Más aún: los que se niegan a rezar, sea por lo que sea, son más entre los mayores que entre los jóvenes

Aunque, como hemos dicho, un 36% de jóvenes se definen como ateos o agnósticos, sólo un 9% de jóvenes de 18 a 24 años dicen que nunca rezarían por nada, mientras que son un 17% los que declaran eso entre los 55 y 65 años. Pasados los 65 años, de nuevo escasean los que se oponen a toda oración: apenas un 9%.

O dicho de otra forma: se podría deducir que tres de cada cuatro jóvenes ateos o agnósticos están dispuestos a rezar en ciertas circunstancias

Pedir por otros, no pedir perdón
El estudio muestra además que: 

- un 85% de mujeres británicas estaría dispuesta a orar por algo
un 31% de encuestados oraría por la paz en el mundo; un 27%, contra la pobreza; otro 27%, por familiares
- Sólo un 15% orarían pidiendo a Dios orientación o sanación para sí mismos
Sólo un 10% pediría pidiendo a Dios perdón (coincide con el número de ingleses practicantes)

Lo que demuestra que el Papa Francisco hace bien al poner a la gente a rezar por él: es el doble de fácil conseguir que alguien rece por otro que conseguir que rece por uno mismo... o que reconozca su pecado y pida perdón a Dios. Pedir perdón a Dios se convierte, en el Occidente descristianizado al menos, en un "nivel clasificatorio", lo que distingue a la persona religiosa del orante ocasional.

En la práctica, estilo Nightfever
Estas cifras muestran por qué tienen sentido las propuestas de Nueva Evangelización como"Una luz en la noche", difundido por Sentinelle del Mattino, o "Nightfever" . 

En Nightfever, por ejemplo, se entregan velas a los viandantes callejeros en la noche, gente quizá muy alejada de Dios, y se le anima a encenderla y depositarla en oración ante el altar, en una iglesia abierta de noche. 

Es lógico: sólo un 9% de jóvenes (según la estadística inglesa) se opone a rezar en toda ocasión; incluso entre jóvenes ateos y agnósticos, 3 de cada 4 están abiertos a la oración. La oración es así un primer contacto con Dios, un enlace con los alejados.
Lo más difícil es la regularidad
Otra cosa es la regularidad, o la estabilidad en la oración. Apenas uno de cada tres españoles admite que reza con cierta regularidad, según el Informe Religioso 2008, realizado por la Fundación Bertelsmann. El porcentaje de jóvenes españoles que dice no rezar nunca es de casi el 60% (según la Fundación Santamaría 2010). Otra forma de verlo es que un 40% de jóvenes españoles rezan alguna vez.

Según datos de 2008 se encuentran en las calles de España 2,14 millones de jóvenes católicos que dicen sentirse atraídos por la religión pero que no van a misa, porque lo que conocen de ésta no les aporta nada, y porque nadie se molesta en acercarse a ellos y vincularlos a la fe y la Iglesia. 

Y hay otros 6,8 millones de jóvenes que se declaran católicos pero que la religión no les dice nada o casi nada.

En cuanto a los niños, según la Encuesta de Infancia 2008 en España, de los 6 a los 11 años, el 80% son cristianos y rezan a Dios, el 60% va a misa ocasionalmente, y el 40% va a misa casi cada semana. Pero de 12 a 14 años, ya sólo un 60% cree en Dios y le reza. 

Falta invitación y acogida
Las estadísticas muestran que los alejados no están tan alejados, que la oración activa espiritualmente a las personas, que hay millones de jóvenes alejados pero que no tienen mala experiencia de la Iglesia (apenas un 10% de jóvenes españoles dice haber tenido una experiencia mala con la iglesia o el clero que le alejase de la fe). 

Es la desidia y la falta de invitación, acogida y espiritualidad por parte de la Iglesia lo que mantiene a muchos alejados.